¿Cómo aprendemos de género?

Panel de la inauguración del proyecto Anillos en Ciencias Sociales y Humanidades, La producción de la norma de género

El proyecto Anillos en Ciencias Sociales y Humanidades, La producción de la norma de género, propone investigar y reportar la producción de esta categoría en ámbitos institucionales, la investigación científica y en espacios públicos.

[21-01-2020] Entender que las llamadas “diferencias de género” son el producto de un sistema de organización diferenciador y no la causa del mismo, es un primer paso para ir más allá de la conversación sobre la inequidad de género. Esta es la propuesta del Proyecto Anillos en Ciencias Sociales y Humanidades, La producción de la norma de género, que está investigando las formas en que aprendemos sobre género y perpetuamos inequidades.

Este proyecto interdisciplinario de investigación está al alero del Centro Justicia Educacional y es lidearado por la Investigadora Principal de la Línea de Inclusión BioSocioCultural de CJE, Claudia Matus.

“El pensar que los hombres son de una manera y las mujeres de otra, tiene como efecto que roles y ocupaciones sean asociadas con uno o con otro, lo que ha hecho que las sociedades se organicen de acuerdo a este orden diferenciador”, explica Matus, quien además es académica de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile. 

El sistema hombre/mujer, entendido como natural, por lo tanto evidente e incuestionable, se sostiene en la producción de la diferencia entre hombres y mujeres. “Se trata de un sistema que devalúa, disminuye y discrimina a las mujeres y que resulta fundamental investigar”, agrega Matus.

La apertura del proyecto, que ya cumplió un año de trabajo, se realizó en la Casa Central de la Universidad Católica, contando con la presencia del rector Ignacio Sánchez, quien abordó cómo en esta institución se está trabajando para no replicar las normas de inequidad de género al interior de nuestros entornos.

Por su parte, la subsecretaria del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Carolina Torrealba Ruiz-Tagle, destacó la relevancia de este tipo de iniciativas dado el foco de su cuestionamiento: “Las normas de género las tenemos tan normalizadas que es un esfuerzo importante entender, tomar conciencia y cambiar nuestra acción”.

La apertura también contó con la mesa de conversación “El rol de la investigación en la producción de desigualdades”, que convocando a Gabriela Griffin de Uppsala University (Suecia), Maisa Rojas del Center for Climate and Resilience Research – CR2 (Chile), Camila Marambio, investigadora y curadora independiente del colectivo Ensayos y nuestra directora Claudia Matus. Un diálogo moderado por la periodista de CNN Paloma Ávila.

“El género, junto con los otros órdenes que producen desigualdad y discriminación, como raza, sexualidad, edad y habilidad, deben ser puestos en la ecuación cuando pensamos nuestros objetivos y prácticas de investigación”, propone Matus.  Esto, entendiendo que la definición dominante de género que sostiene este mundo generalizado, propone que existen dos géneros, lo que debe ir junto a la idea de que ambos géneros son distintos y que dentro de cada grupo, tanto hombres como mujeres, son asumidos como inherentemente homogéneos.

El proyecto La producción de la Norma de Género (2019-2021), está financiado por La Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo de Chile (ANID, ex Conicyt), propone investigar y reportar la producción de esta categoría en ámbitos institucionales, la investigación científica y en espacios públicos.

Es el segundo de su tipo adjudicado por la Plataforma de Investigación Interdisciplinaria NDE (Normalidad, Diferencia, Educación) y su equipo de investigación está compuesto también por: Andrés Haye (Psicología, PUC), Lorena Amaro (Estética, PUC), Olga Barbosa (Ciencias Biológicas, Universidad Austral de Chile), Macarena García-González (Estudios Culturales, Centro Justicia Educacional, PUC) y Sebastián Madrid (Sociología, PNUD/PUC).