Belén Egido: “La inclusión es un concepto que se queda en las esferas teóricas y universitarias”

La Directora de los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP) de Murcia, España, Belén Egido, planteó en líneas generales la forma en que enfrentan la inclusión durante el proceso de escolarización de los alumnos con discapacidad.

“Atención a la Diversidad: el modelo de atención inclusiva en la Región de Murcia” fue el seminario que se llevó a cabo en el auditorio de la Facultad de Educación UC y que contó con la presentación de Belén Egido, Directora de los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP) de Águilas, en Murcia, España.

La actividad, organizada por el Centro Justicia Educacional y el Centro de Desarrollo de Tecnologías de Inclusión, CEDETI UC, buscó conocer las distintas metodologías de escolarización y apoyo que reciben los estudiantes con alguna discapacidad.

El seminario contó, además, con la participación de Ricardo Rosas, Director de CEDETI UC e Investigador Principal de la Línea de Inclusión de la Discapacidad de CJE; Carolina Flores, Decana de la Facultad de Educación de la Universidad Alberto Hurtado; Manuel Monzalve, Director de la Escuela de Educación Especial de la Universidad Católica del Maule y Catalina Jara, Coordinadora Pedagógica de Educación Básica del Colegio Institución Teresiana.

Egido, comenzó su presentación señalando que “en Murcia no operamos con el concepto de discapacidad, si no que los maestros, orientadores y personal técnico que trabaja con los estudiantes utiliza la atención a la diversidad. La inclusión se queda un poco más en la esfera universitaria y teórica”, comentó.

A continuación, hizo un repaso por las estructuras de Orientación Educativa donde explicó que “contamos con equipos de Atención Temprana, que se encargan de los niños de cero a cuatro años, luego tenemos equipos sectoriales que colaboran con las distintas localidades, y finalmente contamos actualmente nueve equipos específicos que atienden autismo y otros trastornos graves del desarrollo, convivencia escolar, dificultades específicas de aprendizaje y TDAH, discapacidad auditiva, motora y visual, entre otros. Estos equipos son multidiciplinarios y cuentan con psicólogos, pedagogos, fisioterapuetas, etcétera”, agregó.

Los equipos de orientación funcionan directamente con los tutores del los alumnos, quienes derivan al estudiante con un informe que explica cuáles son sus dificultades, en curso está y sus niveles de aprendizaje. Con esa información, los equipos realizan una evaluación psicopedagógica del niño, además de un estudio del ámbito escolar y familiar. Hecho esto, los equipos de orientación entregan un informe  en el que se establece, con carácter prescriptivo, lo que hay que hacer. Sin embargo, las derivaciones también pueden ser realizadas a través de los padres de los estudiantes quienes podrían no estar conformes con la atención que los profesores les dan a sus hijos.

En ese sentido, la Directora de EOEP de Águilas, destacó que “anteriormente, estos informes eran considerados como orientaciones para el trabajo con niños, como algo optativo. Hoy las recomendaciones de esos informes, son llevadas a cabo por los maestros y no hay espacios para interpretaciones. Asimismo, para poder afinar aún más estos reportes, entramos a las salsas de clases para ver in situ el desempeño de los alumnos y poder evaluar de mejor manera. De ser necesario y junto al equipo docente, realizamos intervenciones en el aula con el fin de poder resolver de mejor manera la situación de ese estudiante”, apuntó.

Belén Egido, también explicó que dadas las necesidades específicas de apoyo educativo, los estudiantes reciben una atención formativa diferente a la ordinaria. “Estas necesidades tiene que ver con que alumnado cuente, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, de determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de la conducta o del desarrollo”, aclaró.

Finalmente, Egido entregó algunas de las medidas de atención a la diversidad que se utilizan en los procesos formativos de los estudiantes con discapacidad. En esa línea, definió que  “estas medidas son estrategias que el sistema educativo pone en funcionamiento para ofrecer una educación común de calidad a todo el alumnado, garantizando su proceso de escolarización en igualdad de oportunidades y actuando como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales”, dijo.

Entre ellas, destacó que “existen programas para adecuar las condiciones físicas y tecnológicas de los centros, dotándolos de los recursos materiales y de acceso al currículo que sean apropiados a las necesidades del alumnado que escolariza, de modo que no se conviertan en factor de discriminación y garanticen una atención universalmente accesible a todo el alumnado.

 

 

Descargue acá la presentación de Belén Egido -> Atención a la Diversidad: el modelo de atención inclusiva en la Región de Murcia”