CJE obtiene concurso Fondecyt Iniciación 2018

La Línea de inclusión Biosociocultural de CJE logró adjudicarse este importante aporte que busca apoyar la carrera científica de los investigadores a nivel nacional.

 

Durante la jornada de ayer 29 de octubre, se dieron a conocer los resultados a las postulaciones Fondecyt Iniciación 2018, donde el Centro Justicia Educacional obtuvo uno de los 363 proyectos adjudicados para este año.

Macarena García, Investigadora Asociada de la Línea de Inclusión Biosociocultral de CJE, fue la ganadora de este financiamiento que le permitirá desarrollar un proyecto que indagará en políticas y prácticas en relación a la lectura y a la enseñanza de la literatura y cómo en éstas se encuentran formas dominantes de entender lo afectivo y lo emocional.

El proyecto denominado Repertorios emocionales y literarios para la infancia es una investigación que avanza en la pregunta por las articulaciones entre lo biológico y lo sociocultural desde un estudio sobre las emociones en la producción social de la infancia.

“Es un proyecto que surge de la pregunta de por qué se están publicando y usando tantos libros con el objetivo de “enseñar” las emociones a los niños y niñas”, explica Macarena García. “Es algo que cada vez tenemos más integrado en el discurso, la idea de la importancia de la educación emocional o la así llamada “inteligencia emocional”, pero se habla de ésta de forma acrítica, sin entender, como lo afectivo y lo emocional está también relacionado con dinámicas de poder y exclusiones: que las emociones que se permiten a los sujetos, por ponerlo así, también están cruzadas por la producción del género, la clase, la etnicidad, entre otros”, comentó

La Investigadora Asociada de CJE aclaró que “cuando hablamos de aprendizaje socio-emocional estamos hablando, generalmente, de ciertas orientaciones emocionales en las que se privilegia la auto-contención y el ser capaz de identificar esas emociones, pero en el que aparece poco la complejidad de lo afectivo, en cuanto es algo que se produce en colectivo y en cómo lo emocional y lo afectivo puede producir transformación social”, subrayó.

Este proyecto expande una línea de trabajo desarrollada durante este año a través de un trabajo en respuestas lectoras y apegos afectivos con grupos escolares de distintas edades. García, explicó que “con Soledad Véliz — doctorante de la Facultad de Educación UC — trabajamos en una escuela haciendo intervenciones con libros-álbum que interpelan emociones y presentan, en casos, lecturas que desafían ciertas nociones de infancia como un estadio de inocencia al que mantener a salvo del mundo adulto. Observamos allí mucho entusiasmo de parte de las y los estudiantes por este tipo de lecturas y por tener otras formas de mediación de la lectura en la que se permitiera una experiencia más afectiva con los textos y se dejase de enfatizar en interpretar el texto en el sentido que le ha dado el autor”, puntualizó.

La investigadora de la línea Biosocicultural de CJE comentó que “en este proyecto trabajamos principalmente en relación a desplazamientos, muertes y xenofobia; para este Fondecyt planteé una ampliación de los temas a la vez que una revisión de las propuestas curriculares en relación a la literatura y lo emocional para avanzar en la exploración de cómo la experiencia de lo literario y de lo estético permitiría resistir e interrumpir dinámicas de exclusión en los espacios educacionales”, finalizó.

El proyecto Fondecyt se desarrollará durante tres años (2019-2021) y contempla una colaboración internacional con Justyna Deszcz-Tryhubczak, profesora de la Universidad de Wroclaw, Polonia, quien desarrolla proyectos co-diseñados con jóvenes para estudiar relaciones entre lectores y libros.